DEFINICIÓN DE CALIBRE

Calibre1

DEFINICIÓN DE LA VOZ CALIBRE Y MODO DE CALIBRAR LAS BALAS Y DEMÁS MUNICIONES, Y TAMBIÉN LAS BOCAS DE LAS PIEZAS.

Por calibre se entiende el diámetro del globo o masa que se arroja con una pieza de artillería, y también el de la boca de la misma pieza. Las masas que actualmente se disparan en la marina con los cañones se reducen a tres especies, que son bala, palanqueta y metralla.

La bala de la figura 4, es un globo macizo de hierro colado. La palanqueta que está en uso es una masa de hierro batido, que muestra la figura 5, que puede considerarse compuesta de dos pirámides hexagonales truncadas iguales, y de un prisma también hexágono que las une por sus bases menores. Las bases mayores de las pirámides son los círculos que circunscriben la figura hexagonal, y forman en esta parte un cordón para que no se lastime la pieza. La causa de emplear en la construcción de las palanquetas el hierro batido y no colado, es por haberse advertido que las de esta última especie salen casi siempre del cañón partidas.

calibre balas

La metralla, figura 6, es un conjunto de balas pequeñas, arregladas unas sobre otras en un zoquete o platillo circular de madera o hierro, alrededor de un arbolete de los mismo, que se levanta perpendicularmente sobre el centro del platillo, y se sujetan por medio de un saquillo de lona, entrelazado con varias vueltas de merlín o piola, según los calibres, a que se llaman trincafiar, y terminan en una gasa, por donde se manejan.

Los platillos y arboletes de hierro comunican mayor impulso a las balas, y ellos mismos tienen un alcance capaz de ofender en los casos de batirse con inmediación, cuyas ventajas preponderan al menor costo que tienen los platillos de madera. Hay otra especie de metralla reducida a un bote de hoja de lata, arreglado en el diámetro a su respectivo calibre, lleno de balas menudas de plomo o de yerro, y cerrado de firme por ambos extremos con tacos de madera.

Siendo las balas unas esferas macizas de hierro, se hallarán unas con otras en la razón de los cubos de sus diámetros; y por lo mismo sabido el diámetro de una bala, por ejemplo de 32 libras de peso, se pondrán saber los diámetros que corresponden a las demás de cualquier peso que sean.

Demos el caso que estemos acordes en que la extensión del diámetro de una bala de hierro del peso 32 libras en pulgadas, líneas y puntos, medida de Castilla, reducida a puntos de mayor comodidad en la operación, conste de 1008 puntos, y que se quiera saber el número de puntos que corresponderá al diámetro de una bala de hierro del peso a 2 libras. Cubicando los 1008 puntos de diámetro de la bala de 32 libras resulta su cubo 1024192512. Para tener ahora el diámetro de la consabida bala de 2 libras se hará la siguiente proporción: 32: 1024192512::2 al cuarto término, que será el cubo del diámetro de la bala de 2 libras; y extrayendo la raíz cúbica de dicho cuarto término resultarán aproximadamente 400, que reducidos a pulgadas y líneas, nos darán en dichas dimensiones la extensión del diámetro de la bala de hierro de dos libras de peso.

Del propio modo se puede proceder para concluir los diámetros de todas las demás balas como de 24, 18 y 12 libras, y se formarán tablas donde conste y podamos hallar a un golpe de vista en pulgadas, líneas y puntos de la medida de Castilla, los diámetros de dichas balas.

En vez de valernos del diámetro de una bala de 32 libras de peso podemos también, dado el diámetro de la bala de una libra de hierro, hallar todos los demás por aritmética, según el método que prescribe Labayru en su libro de Artillería.

Supuesto pues que el diámetro de la bala de una libra de hierro es de 315 puntos de Castilla, se cubicarán estos, y se tendrá 31255875, con cuyo cubo se hallarán fácilmente los diámetros de las demás balas en el modo siguiente.

Queriendo saber el diámetro de la bala de dos libras, se multiplicará este por el cubo de una libra y de su producto 62511750, sacando la raíz cubica 397 puntos (igual a 2 pulgadas, 9 líneas y 1 punto) se tendrá el diámetro de la bala de dos libras.

Queriendo saber el diámetro de la bala de dos libras, multiplíquese este por el cubo de una libra y de su producto 93767625, sacando la raíz cubica 454 puntos (igual a 3 pulgadas, 1 línea y 10 puntos) se tendrá el diámetro de la bala de dos libras, y así en las demás como se puede ver en la tabla.

Las mismas operaciones que nos han servido para formar tablas de los diámetros de las balas de diversos pesos, pueden servir para la formación de tablas de los diámetros de las distintas bocas y ánimas de los cañones; cuyas particulares dimensiones se llaman calibres de estos, denominado cañón del calibre a 36, 24 y 18 a aquellos cuyas bocas y ánimas admiten y pueden arrojar balas del peso de sus correspondientes denominaciones en libras y onzas.

calibre Diametros balas

De suerte que se llama cañón de a 24 al que admite y arroja bala del peso de 24 libras. Desde luego se colige que el ánima o hueco del cañón debe ser algo mayor que el diámetro de la bala, y esta diferencia se llama viento o huelga de la bala, lo que absolutamente es necesario por muchas razones. La primera, porque no todas las balas se hacen perfectamente esféricas. La segunda, porque el hierro expuesto al viento y a la humedad cría costra, que le hace de mayor magnitud, y con muchas desigualdades en la superficie; y como debe entrar la bala en el cañón con toda libertad, porque de otra suerte sería fácil que reventase la pieza o se maltratase el ánima, es preciso que el diámetro de esta sea algo mayor que el de la bala; pero muy poco, porque si el viento fuere mucho se perderían muchos ímpetus de la pólvora, que se dilatarían entre la bala y el ánima.

Sobre determinar el viento hay variedad, aquí se seguirá la práctica de los que añaden al peso de las balas un 12 por 100, esto es que si la bala pesa cien libras, sea el diámetro del ánima igual al de una bala de 112 libras. De suerte que así como para hallar los diámetros de todas las balas se tomó por principio el cubo del diámetro conocido de una bala de 32 libras, que son 10241192512 puntos, del mismo modo para hallar las bocas de las piezas se tomará por fundamento este mismo cubo, aumentado en la razón de 12 por 100 que serán 1147095613 puntos, cuya raíz cúbica 1048.85 será el diámetro de la boca en la pieza de a 32; y valiéndose del mismo método que se dijo para hallar las demás balas, esto es, de la proporción de las esferas con los cubos de sus diámetros, se hallarán las bocas de todas las piezas.

Para formar las tablas de los diámetros de las palanquetas y saquillos de metralla, se observará el mismo método con que se han formado los de las balas, atendiendo solamente a que los cubos de los diámetros de las palanquetas y de los zoquetes y platillos, sobre que se forman los saquillos de metralla, deben hallarse disminuido con las esferas de las bocas de las piezas, según lo antiguo en la razón de 16 por 100, y conforme a la práctica presente en la de 15 por 100; y así para hallar el diámetro de la palanqueta o saquillo de metralla del calibre de a 32, por ejemplo, se hará esta proporción: como 116 a 100, o bien como 115 a 100; así el cubo del diámetro de la pieza de a 32 al de la palanqueta o saquillo de metralla de este calibre; y la raíz cúbica será su diámetro; sobre cuyo principio se forman las tablas de los diámetros de las palanquetas y saquillos de metralla de diversos calibres, en medida del pie de Castilla, dándoles el viento o huelga a razón de 15 por 100.

calibre Diametros-palanquetas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
79 queries in 0,691 seconds.